¡Cuídese!


Búsquedas relacionadas con ¡Cuídese!: recaida
Traducciones
¡Cuídese!   
Ejemplos ?
Pero esto no importa para su gloria y para su nombre. Cuídese y sane que aún hemos de tener tiempo para aprovechar, en servicio del país sus brillantes cualidades.
Cuando su lenguaje está lejos de un Turing completo, entonces el azúcar sintáctico puede ser su amigo. Un sistema de seguridad es tan seguro como secreto. Cuídese de los secretos a medias.
¡Y la emoción vuelve a rodar en el campo de la Band! ¡No se Pierda Más! ¡Y Cuídese Bien! ¡No, No es Así! ¡Está un poco dañado, Dañadito!
4) Incluso para el artista marcial, el lugar del dinero no puede ser ignorado. De todas formas, cuídese de nunca apegarse a él. 5) El camino marcial se centra en la postura.
Arrancado el lino, cuídese de desprender las cápsulas que contiene el grano, y esto se hace por medio de una ripa o especie de peine de hierro de 35 cm de longitud el cual está sólidamente clavado en un banco que se puede llevar cómodamente de un lado a otro.
Frustrado, el Brigadier General Héctor Fautario le envió entonces un mensaje a través del edecán de la Aeronáutica: «Cuídese, Señora, porque a usted la van a echar en marzo.» El gobierno pensaba que el retiro de Héctor Fautario iba a terminar con la sublevación, ya que creía que esta era producto de una disputa interna en la aeronáutica.
Y cuídese bien de que dicho amor no se limite a áridas disquisiciones o a externos actos religiosos; porque debe ser operante, huyendo del pecado, que es especial ofensa contra el Espíritu Santo.
Y, sobre todo, cuídese bien entre tanto, porque yo no creo que pueda existir la menor duda de que está usted amenazado por un peligro muy real e inminente.
Abráceme dijo el boticario con lágrimas en los ojos. Tome su abrigo, mi buen amigo; tenga cuidado con el frío. ¡Cuídese, mire por su salud! ¡Vamos, León, al coche!
Salón Elíptico del Palacio Federal, en Caracas, a veintitrés de enero de mil novecientos sesenta y uno. Año 151º de la Independencia y 102º de la Federación. Ejecútese y cuídese de su ejecución. (L.
Ya pueden hacer acopio de valor para soportarlo. Adiós, míster Copperfield; cuídese mucho, Jockey de Norfolk. ¡Cuánto he charlado!
Pero había llegado el momento (hablo del sábado, en que yo tenía que tomar el té en casa de miss Mills) en que tenía que volver a su casa para cuidar de Ham. -Adiós, Barkis -dijo mi tía-. Cuídese mucho.