óleo


También se encuentra en: Sinónimos.

óleo

(Del lat. oleum, aceite.)
1. s. m. PINTURA Procedimiento pictórico que utiliza un vehículo graso, por lo general aceite de linaza, como disolvente de los pigmentos.
2. PINTURA Cuadro pintado con este procedimiento.
3. Aceite de oliva.
4. RELIGIÓN Aceite usado en los rituales de los sacramentos y otras ceremonias, en algunas religiones le administraron los santos óleos.
5. óleo santo RELIGIÓN El de la extremaunción.
6. al óleo loc. adj/ loc. adv. PINTURA Se aplica al cuadro realizado con pinturas disueltas en aceite.
7. ¡bueno va el óleo! Se usa para comentar que una cosa no va como debe ir.
8. estar o andar al óleo Estar una cosa muy adornada y compuesta.
NOTA: También se escribe: olio

óleo

 
m. Aceite.
p. ant. liturg. El que usa la Iglesia en los sacramentos y otras ceremonias.
Santos óleos. Los de la extremaunción.
Al óleo. loc. adv. pint. Con colores disueltos en aceite secante.

óleo

('oleo)
sustantivo masculino
1. arte procedimiento que se obtiene diluyendo colorantes en aceite Es un artista que prepara sus propios óleos.
2. arte técnica de pintura que se realiza sobre lienzo o tabla pintura al óleo
3. arte obra pintada con óleos El artista expondrá sus óleos.
4. religión aceite que se usa en algunas ceremonias religiosas óleo de los catecúmenos
Sinónimos

óleo

sustantivo masculino
1 pintura.
El óleo es un tipo de pintura hecha con aceite.
2 (rel.) aceite.
Traducciones

óleo

óleo

óleo

dipinto

óleo

Öl

óleo

huile

óleo

olie

óleo

النفط

óleo

olej

óleo

óleo

óleo

olej

óleo

olie

óleo

שמן

óleo

olja

óleo

น้ำมัน

óleo

SM
1. (gen) → oil
santo(s) óleo(s) (Rel) → holy oil(s)
2. (Arte) → oil painting
pintar al óleoto paint in oils
3. (LAm) (= bautismo) → baptism
Ejemplos ?
De la pared pendían las coronas que en ocasión de apoteosis solemne le habían sido ofrecidas: ni un átomo de polvo empañaba su follaje dáfneo. Su retrato al óleo, medio velado por un crespón, se alzaba sobre dorado caballete a la luz más favorable.
En la época en que ya nos invadía la fiebre de independencia, el viejo Larrinaga se jactaba de ser godo intransigente, y en prueba de su amor por Fernando VII, hizo colocar en el salón de su casa un retrato al óleo del monarca, con esta quintilla de caprichosa estructura: «Si a la Europa el egoísmo de los pueblos y los reyes la ha postrado en un abismo, le dará América leyes de patriotismo».
-¡Se descalabró, se descalabró! -gritaba la gente-. ¡Que vayan el San Lázaro por el santo óleo! Y todo era bullicio y alharaca. Fray Gómez acercose pausadamente al que yacía en tierra, púsole sobre la boca el cordón de su hábito, echole tres bendiciones, y sin más médico ni más botica, el descalabrado se levantó tan fresco como si golpe no hubiera recibido.
45 No me diste beso, mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. 46 No ungiste mi cabeza con óleo; mas ésta ha ungido con ungüento mis pies.
Soy un guiño de su relajo renacentista. A mí me divertía imaginar lo que pensarían…Y así me quedé, no sonriente en la loma, sino en mi cuasi, Santo Óleo.
y al Comité Abdón Calderón por haber llevado, mediante su patriótico entusiasmo, a feliz, término, la construcción del parque del mismo nombre, que sirve de adorno a la plaza principal de esta cabecera; así como también se ordenó mandar a hacer en la ciudad de Cuenca un retrato al óleo de dicho Sr.
Mediante ella, que es la expresión de nuestro esfuerzo, hemos arrancado a la Esfinge el óleo sanador de enfermedades horribles, hemos gritado el «levántate, Lázaro» a espectros desposados con la muerte, y es ella lo que las madres adoran en la frente del médico inclinada sobre un niño que sufre; mediante ella volamos sobre los continentes, con las alas y el aliento del vapor, como ángeles anunciadores, y marchamos sobre las aguas como el apóstol; mediante ella lanzamos nuestro pensamiento, como una buena nueva, por los hilos del telégrafo, prolongación de nuestros nervios; mediante ella hacemos el eterno milagro de suprimir la distancia y el tiempo, y de multiplicar el alimento y la vida.
Pero hasta en ese sitio perseguía a nuestro pobre diablo la desdicha; porque mientras el pulpero traía lo pedido, sentósele al lado Juan Izquieta y brindole una copita de Manzanilla, en la cual había vertido antes una gotita de óleo sagrado.
Que en el Salmo 88 se halla otra profecía de Cristo semejante a la que en los libros de los Reyes promete Dios por medio del profeta Nathan En el Salmo 88, cuyo título es «Instrucción para Ethan, israelita», se refieren las promesas que Dios hizo al rey David, donde se dicen algunas cosas semejantes a las que se hallan en el libro de los Reyes, como es: «Yo prometí y juré a mi siervo David, que para siempre confirmaré y estableceré tu descendencia»; y también lo que sigue: «Entonces hablaste en visión y en espíritu a tus hijos y profetas, y les dijiste: Yo puse mi favor sobre el Poderoso, y levanté a mi escogido de en medio de mi pueblo; hallé a mi siervo David y le ungí con mi santo óleo, porque mi mano le ha de ayudar y mi brazo le ha de confirmar.
Aquel sitio intentaba ser admirable; semejante a los antiguos palacetes romanos: pisos y columnas de mármol, portentosas estatuas, directamente reproducidas de los originales de la antigüedad griega; de las paredes colgaban cuadros como neoclásicos elaborados al óleo; de los techos pendían varias lámparas resplandecientes de cristales.
El señor de Piérola (y le apeo el tratamiento porque no dedico mis lucu­ braciones al jefe de la nación, sino al escritor, y nada más democrático que las letras) llevaba en su juventud el purismo hasta no emplear palabra que no hubiera recibido el óleo de la Academia.
2 Samuel 14 1 Y CONOCIENDO Joab hijo de Sarvia, que el corazón del rey estaba por Absalom, 2 Envió Joab á Tecoa, y tomó de allá una mujer astuta, y díjole: Yo te ruego que te enlutes, y te vistas de ropas de luto, y no te unjas con óleo, antes sé como mujer que ha mucho tiempo que trae luto por algún muerto; 3 Y entrando al rey, habla con él de esta manera.