íncubo

(redireccionado de íncubos)

íncubo

(Del lat. incubus, el que se echa sobre alguien.)
adj./ s. m. OCULTISMO Se aplica al demonio que tiene, bajo apariencia de hombre, trato carnal con una mujer.

íncubo

 
adj.-m. Díc. del espíritu, diablo o demonio, que bajo la apariencia de hombre, tiene trato carnal con una mujer.
Traducciones

íncubo

Nachtmahr

íncubo

incubus

íncubo

SM (frm)
1. (= diablo) → incubus
2. (= pesadilla) → nightmare
Ejemplos ?
También se suponía que participaría en aquelarres, tendría relaciones sexuales con demonios y concebiría descendencia con los súcubos (o los íncubos si era mujer).
Posteriormente se convierte en un referente en la literatura europea: Bernard de Montfaucon, en su obra Antigüedad explicada menciona a los efialtes o hifialtes (en plural) como equivalente griego de los íncubos y súcubos latinos, espíritus que adoptaban la forma de hombres o mujeres respectivamente para atormentar a los humanos introduciéndose en sus sueños.
Sidragaso (Sidragasum): Señor del ducado infernal de Lagneia, al mando de 70 legiones, conformadas por íncubos. Tiene rostro de leopardo, torso de hombre, patas de macho cabrío, cola de escorpión y alas de cuervo.
Cuando se escribió la novela estaba de moda el psicoanálisis de Freud, pero el autor va más allá y se aproxima a los arquetipos de Jung cuando todavía no era muy conocido (la virgen, la madre, la amante…) que aparecen como íncubos que lo poseen.
Su equivalente en las leyendas europeas serían los íncubos y los súcubos, y en el Caribe comparte características con los muertos vivientes de Guadalupe.
A partir de la mitología europea y de Oriente Medio Tim Powers describe a estos seres con características de vampiros súcubos, íncubos, lamias, hadas y genios.
Factor «incubus»: sensación de ser tocado o presionado en alguna parte del cuerpo (con frecuencia en el pecho), con dificultad para respirar (asfixia), dolor y pensamientos de muerte inminente. Se denomina así como metáfora del relato arquetípico de los íncubos.
Realizó varias investigaciones y escribió sobre aquellos individuos, acusados de tener relaciones sexuales con demonios. Incluso tiene una obra escrita sobre los íncubos y súcubos.
Su clasificación de los demonios es la siguiente: Lujuria: Asmodeo Gula: Belcebú Avaricia: Mammon Pereza: Belfegor Ira: Amon Envidia: Leviatán Soberbia: Lucifer Según Binsfeld, también existían otros demonios que incitaban a pecar, como los íncubos (fantasmas masculinos que tenían relaciones sexuales con mujeres durmientes) y los súcubos (fantasmas femeninos que tenían relaciones sexuales con varones durmientes), que incitaban a la lujuria.
Sus obras sobre los íncubos, súcubos y otros demonios que se pensaba vagaban por la Tierra, tuvieron buena repercusión en su tiempo, al igual que sus obras relacionadas con las prácticas sexuales y sodomitas que se consideraban un gran pecado.
Así tenemos: De Daemonialitate et Incubis et Succubis (Demoniality: O, íncubos y súcubos). Lascivia - Se ocupa de los pecados sexuales (especialmente la homosexualidad).
Las criaturas sedientas de sangre como espectros nocturnos, íncubos, aparecidos, nigromantes no muertos y hombres lobo emergen de la oscuridad de la sociedad primitiva, transformándose en recuerdo en el presente.