ínclito

(redireccionado de ínclitos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con ínclitos: jaculatorio

ínclito, a

(Del lat. inclitus.)
adj. culto Que es ilustre y famoso.

ínclito, -ta

 
adj. Ilustre, esclarecido.
Traducciones

ínclito

ADJ (frm, liter) → illustrious, renowned
Ejemplos ?
Tres veces el divino Aquileo gritó a orillas del foso, y tres veces se turbaron los troyanos y sus ínclitos auxiliares, y doce de los más valientes guerreros murieron atropellados por sus carros y heridos por sus propias lanzas.
El anciano Príamo estaba en la sagrada torre; y como viera al ingente Aquileo, y a los teucros puestos en confusión, huyendo espantados y sin fuerzas para resistirle, empezó a gemir y bajó de aquélla para dar órdenes a los ínclitos varones que custodiaban las puertas de la muralla: —Abrid las puertas y sujetadlas con la mano, hasta que lleguen a la ciudad los guerreros que huyen espantados.
143 El qual reguardava con ojos de amores, como faría en espejo notorio, los títulos todos del grant abolorio de los sus ínclitos progenitores, los quales tenían en ricas labores çeñida la silla de imaginería, tal que semblava su masonería iris con todas sus bivas colores.
Elogia el mismo Salustio por ínclitos hombres de su tiempo a Marco Catón y a Cayo César, diciendo hacía muchos años que no había tenido la República persona que fuese heroica por su valor; pero que en su tiempo hablan florecido aquellos dos excelentes y valerosos campeones, aunque, diferentes en la condición, ideas y proyectos, y entre las alabanzas con que elogia el mérito de César, pone que deseaba para si el generalato (mejor dijera toda la autoridad republicana reunida en su persona), un ejército numeroso y una nueva y continuada guerra, donde poder demostrar su valor y heroísmo.
No sólo, pues, cuanto contienen estas dos teologías, es a saber, la fabulosa y la civil, debe ceder a los filósofos platónicos, que confesaron que el Dios verdadero era el autor de todas las causas, el ilustrador de la verdad y el dador de la bienaventuranza, sino que también deben ceder a los ínclitos varones que tuvieron una noticia exacta de un Dios tan grande tan justo...
¡siempre portentosa Magia de libertad! Tus ínclitos pendones Que el español tremola, Un rayo tornasola Del iris de la paz. En medio del estruendo Del bronce pavoroso, Tu grito prodigioso Se escucha resonar.
Primera Parte Los mismos códigos venerables del cristianismo que en preceptos, ejemplos y máximas de celestial prudencia nos inspiran sentimientos de paz y mansedumbre, ensalzan el esfuerzo y la magnanimidad de los guerreros que salvaron los derechos de la patria. ¿Qué corazón no se enciende al leer las alabanzas de los ínclitos de Israel que se sacrificaron por defender la independencia?
Pero nuevo Y divino remedio imaginaron De nuestra edad los ínclitos talentos, Pues no pudiendo hacer feliz a nadie, Se dieron a buscar, dejando al hombre, Una común felicidad, e hicieron De muchos tristes un alegre pueblo, Todo paz y ventura.
No descanse tu brazo en la batalla funesta hasta haber encerrado dentro de los ínclitos muros de Ilión a cuantos teucros logren escapar.
Los mismos códigos venerables del cristianismo que en preceptos, ejemplos y máximas de celestial prudencia nos inspiran sentimientos de paz y mansedumbre, ensalzan el esfuerzo y la magnanimidad de los guerreros que salvaron los derechos de la patria. ¿Qué corazón no se enciende al leer las alabanzas de los ínclitos de Israel que se sacrificaron por defender la independencia?
Pero nuevo Y divino remedio imaginaron De nuestra edad los ínclitos talentos, Pues no pudiendo hacer feliz a nadie, Se dieron a buscar, dejando al hombre, Una común felicidad, e hicieron De muchos tristes un alegre pueblo, Todo paz y ventura.
Pues es manifiesto a todos que se ofrece en sus capillas u oratorios a Dios, que los hizo hombres y mártires, y los honró y juntó con sus santos ángeles en el Cielo, para que con aquella ofrenda demos gracias a Dios por las victorias de estos ínclitos soldados de Jesucristo, y para que, a imitación de semejantes coronas y palmas; renovando su memoria y suplicando al mismo Señor que nos favorezca, nos animemos.