ímprobo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con ímprobo: abajadero, reprobo, torloroto

ímprobo, a

(Del lat. improbus, malvado, muy fuerte.)
1. adj. Que no tiene probidad u honradez su ímprobo comportamiento disgustó a su familia. malo, perverso
2. Se aplica al esfuerzo o al trabajo que es excesivo, ingrato y persistente era tan ímproba la tarea que le habían encomendado, que estaba a punto de sufrir un ataque de nervios. abrumador, agotador, fatigoso ameno, grato

ímprobo, -ba

 
adj. Falto de probidad.
Díc. del trabajo excesivo o continuado.

ímprobo, -ba

('impɾoβo, -βa)
abreviación
trabajo, esfuerzo que tiene gran intensidad y dura mucho El fracaso fue demoledor después de los esfuerzos ímprobos por salvar el negocio.
Traducciones

ímprobo

dishonest

ímprobo

ADJ
1. (= persona) → dishonest, corrupt
2. (= enorme) [tarea, esfuerzo] → enormous
Ejemplos ?
De hecho, el ímprobo esfuerzo administrativo realizado por el gabinete de Felipe II, nos brinda hoy la oportunidad de obtener una información que de otro modo sería del todo imposible de recabar, dado que en muchos casos se refiere a pequeñas aldeas que de no ser así, jamás habrían encontrado acomodo en ningún escrito oficial.
La fascinación por Oriente, espoleada por los descubrimientos de Schliemann en Troya (1870) y en Micenas (1876), hace que la arqueología occidental tenga un cuarto de siglo admirable en tierras de Oriente Medio: en el año 1900 sir Arthur Evans comenzaba a excavar en Cnosos, desvelando la civilización minoica; en 1903, en un trabajo ímprobo de seriación, Flinders Petrie ordenaba cronológicamente miles de tumbas egipcias de Naqada, Hu y Abidos, obteniendo la primera secuencia de faraones de las dos primeras dinastías del antiguo Egipto.
Tal vez dos criaturas por un amor dichosas, tal vez dos almas puras que velan laboriosas en ímprobo trabajo para vivir con él; tal vez un estudiante, tal vez un escondido, tal vez mujer constante que con atento oído espera a su marido, o jugador o infiel: Y he aquí cómo es la gente curiosa, impertinente, y del que vive enfrente pensando siempre mal, pendiente siempre un ojo del ojo de su llave, cree todo que lo sabe y que lo ve, y no hay tal.
Picarilla y Habladora, ágiles como ardillas, se encerraron en su habitación en un abrir y cerrar de ojos; Perezosa, para quien era un trabajo ímprobo andar no pudo escapar de las manos del príncipe.