ídolo

ídolo

(Del lat. idolum, imagen.)
1. s. m. RELIGIÓN, ANTROPOLOGÍA Figura de una deidad que es objeto de adoración el tótem era un ídolo para la tribu. efigie, estatua, icono, imagen
2. Personaje público que suscita gran admiración entre la gente ese cantante es el ídolo de las quinceañeras.

ídolo

 
m. Figura de una falsa deidad a que se da adoración.
fig.Persona o cosa excesivamente amada, objeto de culto.

ídolo

('iðolo)
sustantivo masculino
1. religión figura religiosa a la que se adora y rinde culto como si fuera la divinidad misma Los acusaron de adorar ídolos.
2. persona por la que se siente una admiración desmesurada Es el nuevo ídolo de los jóvenes.
Traducciones

ídolo

idol

ídolo

Idol

ídolo

idolo

ídolo

idole

ídolo

ídolo

ídolo

idol

ídolo

偶像

ídolo

偶像

ídolo

Idol

ídolo

Idol

ídolo

アイドル

ídolo

Idol

ídolo

SMidol
Ejemplos ?
Los TOLTECAS lo recibieron bailando y cantando y tañéndole las flautas con mucha alegría por su victoria. Se había convertido en el nuevo ídolo de TOLLAN.
Alcibíades: ¡Ah! ese es mi ídolo. Sócrates: ¡Vaya una ambición digna de Alcibíades, limitarse a ser el más bravo de nuestros soldados!
Persuádase el que hace morir a otro, que podrá derramar su sangre, mas no acallarla. La estatua de Pompeyo muerto era en el Senado el ídolo de los agresores de César.
Que esto sucediera a hombres como nosotros, nada tendría de particular; pero observé que entre los jóvenes no había uno que no tuviera fijos los ojos en él, no precisamente los más jóvenes, sino todos, y le contemplaban como un ídolo.
¡Ay, yo sabía que los ojos aterciopelados y tristes que se habían abierto para mí como dos florecillas franciscanas en una luz de amanecer, serían los últimos que me mirasen con amor! Ya sólo me estaba bien enfrente de las mujeres la actitud de un ídolo roto, indiferente y frío.
Y pródigo con los pobres, Con sus amigos leal, (57) Piadoso sin finjimiento, Modelo en la sobriedad, Afable en el corregir, Cariñoso en el tratar, El primero en el egemplo Y en virtud el principal, Era el ídolo de Alcántara, Dó el rey no podia enviar Ley que no se consultara Con su recta voluntad.
Por desgracia, esto último sólo fue obra de un jefe de policía, si hemos de creer a los periodistas hábiles que siempre hallan disculpas para no indignarse contra el tirano. ---- Es muy fácil suplantar un ídolo en la conciencia de los idólatras; no así destruir la idolatría.
Noche y día llevándote conmigo, ídolo de mi fe por donde quiera tú fueras siempre de mi amor testigo, tú de mi soledad la compañera, tú en mi desolación mi único amigo.» Y fijando tristísima mirada en el despojo yerto, quedó su alma un instante anonadada en la duda por nadie penetrada del porvenir incierto.
---- Puede haber agua sin peces y pueblos sin tiranos, pero no puede haber peces sin agua ni tiranos sin pueblos. ---- Cread un ídolo y os pondréis un yugo.
– ¿El ídolo?, ¿qué ídolo? –esta palabra había despertado mi curiosidad. – ¿Pero cómo? ¿Es que no le han contado en Perpiñán que el señor de Peyrehorade ha encontrado un ídolo enterrado?
– Una Virgen, sí, sí, ya la hubiera reconocido yo, si hubiera sido una Virgen. Es un ídolo, le digo: se ve en su aspecto. Fija en uno sus grandes ojos blancos...
Sin embargo, por la propia psicología adolescente, lo mismo que construye; el ídolo de barro se rompe con facilidad y en ocasiones se le juzga con mayor rudeza.