Ejemplos ?
La cabeza presentaba una forma cúbica, de unos 24 centímetros de largo por 22 de ancho, con un pico óseo y dientes pequeños en las mandíbulas, además los párpados estaban protegidos por placas. Las patas eran robustas que le permitían moverse ágilmente.
australis prefiere las costas e islas de superficie accidentada, a menudo de difícil acceso para los humanos, continuamente golpeadas por el oleaje marino, como ser promontorios rocosos, y cornisas de acantilados, pudiendo treparlos ágilmente hasta notable altura, hábito que no acostumbra a hacer el lobo de un pelo.
Se alimentarían de la vegetación tierna de los lagos y lagunas refugiándose de sus predadores en el agua o en las madrigueras, al modo de los coipos o castores actuales, aunque posiblemente no fuesen de hábitos tan anfibios. Debieron ser animales tranquilos y tendrían movimientos lentos, reaccionando ágilmente a la hora de huir.
Cuando los volúmenes de producción sean menores, desarrollar la capacidad de ser flexibles para poder producir ágilmente diferentes misceláneas de gran diversidad de productos.
El sistema también será más robusto y fácil de mantener, en caso de ocurrir un fallo, éste podrá ser aislado y abordado más ágilmente.
Trabajando junto a directores como Tex Avery, Bob Clampett, Friz Freleng, Robert McKimson y Chuck Jones, adoptó el estilo de "Looney Tunes", donde la música y efectos sonoros se complementaban de manera rápida, además creó obras como The Rabbit of Seville, A Corny Concerto y What's Opera, Doc?. Stalling cambiaba ágilmente los estilos musicales cuando la acción lo demandaba.
Mientras que este último prefiere reproducirse en playas de arena o canto rodado, o microáreas costeras llanas, el lobo fino peruano prefiere las costas e islas de superficie accidentada, a menudo de difícil acceso para los humanos, continuamente golpeadas por el oleaje marino, como ser promontorios rocosos, y cornisas de acantilados, pudiendo treparlos ágilmente hasta notable altura, hábito que no acostumbra a hacer el lobo de un pelo.
Nati sabía el efecto que había producido cuando lo estrenó, y lo que le aumentaba la hermosura, lo que completaba su silueta el sombrero dichoso, dándole el atrevimiento mundano envidiado por las muchachas de la clase media, que siguen la moda y no se desenvuelven ágilmente dentro de ella, ligadas por la vergüenza y por el hábito casero...
Y saltando ágilmente sobre el corcel, tomó el camino que lo condujo a la patria argentina, y un año después, el 20 de febrero de 1827, a coronar su frente con los laureles de Ituzaingó.
Su bastón era una antena que se movía ágilmente en todas direcciones, tocando las paredes, el suelo y la techumbre de las galerías, que a medida que avanzaba se inclinaba más y más obligándolo a encorvar su alta estatura y a rozar con sus espaldas las escabrosidades de la roca.
Algunos muchachos caracoleaban sobre caballos de madera y mimbre, esgrimiendo largas lanzas adornadas con gallardetes de colores brillantes; otros iban a pie agitando delante del toro sus capas escarlata y saltando ágilmente la barrera cuando arremetía contra ellos; y en cuanto al toro, era idéntico a uno de verdad, aunque sólo fuera de mimbre forrado de cuero, y mostrara una marcada tendencia a correr en dos patas por la plaza, cosa que nunca haría un toro verdadero.
Vuelvo en mí, pero no ágilmente, como se vuelve de una momentánea obnubilación, sino con hondas y mareantes oleadas de corazón que se recobra.