ágil

ágil

(Del lat. agilis < agere, hacer, obrar.)
1. adj. Que se mueve con ligereza y facilidad. pesado
2. Que es ligero o rápido. pesado

ágil

 
adj. Ligero, expedito, pronto, desembarazado.

ágil

(ˈaxil)
abreviación
1. que se mueve con facilidad y rapidez un ágil deportista
2. que se hace rápidamente y con eficiencia un servicio ágil
3. torpe que entiende o aprende con rapidez y sin esfuerzo mente ágil
Sinónimos

ágil

adjetivo
1 (movimiento) rápido, ligero, vivo, vivaz, suelto.
2 (pensamiento, expresión) fluido, fácil, natural, claro, ligero. torpe.
Traducciones

ágil

agile

ágil

Agile

ágil

ágil

ágil

敏捷

ágil

敏捷

ágil

Agilní

ágil

Agile

ágil

アジャイル

ágil

민첩한

ágil

ADJ (= ligero) → agile, nimble; (= flexible) → flexible, adaptable

ágil

adj agile
Ejemplos ?
Un sordo trueno, lejano, llenó con su mate redoblar el oído del contrabandista. Ágil, con la precisión de movimientos del impulsivo, se incorporó, amarró firme el otro cabo a la rama y se agachó entre el brabádigo espeso.
Y esto lo dijo la vieja al ver cómo aquél deslizábase ágil como una serpiente por sobre el brocal del pozo y un momento después estrechaba entre sus brazos a Pepita, que miraba en torno suyo como asustada.
o morena, sino casi etiópica, era Currita la Mayorala, hembra de veinte abriles, de pelo rizozo, abundantísimo y negro como el azabache, con ojos de antílope en celo, tez fina y renegreante, de facciones enérgicas como las de un gitano adolescente, y cuerpo lleno, robusto, de marmóreas y arrogantes curvaturas y suelto y ágil como el de la más gentil bailadora.
Todo parecía dormir a la luminosa caricia de la luna, cuando escalando ágil la cañada se destacó a espaldas del lagar la silueta garrida de Toño el de Carambuco, un zagal de no más de veinte años, fuerte, elástico, cenceño, de semblante atezado, de ojos de fiero y franco mirar, de labios gruesos y de pelo bravío; pantalón de pana, rojo ceñidor, recios zapatones de baqueta, blanca camisa, amplio pañuelo azul a guisa de corbata; al hombro, la chaqueta de paño burdo, y en la mano, la indispensable escopeta.
-Si el que es fuerte, replicó Sócrates, deseara ser fuerte, el que es ágil ser ágil y el que está bien de salud estarlo..., puede ser que alguno se imagine en este caso y otros análogos que los que son fuertes, ágiles y están sanos y poseen todas estas ventajas desean todavía lo que ya poseen.
La aniquiló el hijo de Zeus con su implacable bronce, el Anfitriénida Heracles, con ayuda del belicoso Yolao, según los planes de Atenea amiga de botín. La Hidra parió a la terrible, enorme, ágil y violenta Quimera, que exhala indómito fuego.
Entonces se miró que el aguacero menguaba, las nubes se abrían como si fueran un telón celeste y entre el azul infinito del cielo recién lavado que aparecía, se vio volando ágil y majestuoso, al Ave Fénix que así, y sólo así, al sentir la libertad, renacía.
Esta serie de cuentos escritos por un Domínguez Hidalgo casi adolescente (1965), con un estilo ágil y directo que hace que el lector vea, como en cinematografía, casi olvidando al narrador, quien sólo aparece en los irónicos finales, una serie de escenas contundentes que van desmintiendo al discurso oficial del México democrático de varias décadas.
Y sin pedirle nada, lo sentimos. El amor nos da más espíritu, el espíritu lo sustenta: hay que ser ágil para amar. A diario se nos agotan las maneras de gustar.
El Gaviota avanzaba cortando ágil las imponentes olas, no sin que de vez en cuando alguna le envolviese en su inmenso torbellino; ninguno de los de la barca respiraba.
Había visto a los negros de su padre arrastrarse sobre las manos y las rodillas para divertirlo: en esta posición los había montado, «haciendo creer» que los tomaba por caballos. Y entonces, se aproximó por detrás a una de esas formas rampantes, y después, con un ágil movimiento, se le sentó a horcajadas.
Tu juego será siempre limpio; sin trampas, pero no te dejarás engañar de los sucios ni de los tramposos. Ser fuerte, ágil, resistente, sano, será para ti obligación.