Ática

Ática (Atikē)

 
Península del SE de Grecia, en la costa del mar Egeo. Forma un nomos de la región de Grecia central y Eubea; 3 380 km2 y 342 093 h. La cap., Atenas, forma demarcación aparte.
Traducciones

Ática

Attica
Ejemplos ?
Así resulta de nuestros libros, que no sabemos si estarán equivocados. A propósito del Ática: Los fastos de mayo en aquel pueblo eran, entre otros, los siguientes: Día 1.
Sólo sé que esa voz, detenedora Del mísero Reinaldo en la espesura Bajo el poder de la celosa maga, Era la voz de tórtola judía Que gime en el Cantar de los cantares; La voz de anacreóntica paloma Donde hasta el himno se transforma en beso; Del persa ruiseñor la melodía Que de Jafiz en el Diván resuena, Y hasta el chirrido alegre y discordante Con que alivia al cansado caminante La cigarra del Ática en estío.
"Puerros y pérsicos" un látigo y un cuchillo recibió. "Pájaros y mosquitero": uva pasa y miel ática. "Vestidos de cena y vestidos de foro": un trozo de comida y unas tablillas recibió.
no son ya sino una memoria, un eco lejano de las beldades que los llevaron: Espiritual, picante, y con toda la sal del Ática es la de las lindas amigas que sentadas en corro al lado mío, platican sobre las cosas más halagüeñas de la vida, en tanto que yo escribo lúgubres frases.
III A LA NAVE QUE CONDUCÍA A VIRGILIO Así la diosa reverenciada en Chipre, así los hermanos de Helena, astros luminosos, dirijan tu curso, y el padre de los vientos los sujete a todos menos al Iapiga, ¡oh bajel!, que nos debes a Virgilio confiado a tu custodia; ruégote le conduzcas sano a los confines de Ática y guardes esa preciosa mitad de mi alma.
Con ática elegancia los de Atenas reprehendían vicios y costumbres con las comedias y a los dos autores del verso, y de la acción daban sus premios.
Esa Venus Urania, siempre joven, Que si, al sepulcro descender pudiera, Otra vez del sepulcro se alzaría, De juventud radiante y de hermosura, Por la voz de Demóstenes hablaba En el tumulto del hirviente foro; Del cándido Herodoto se envolvía Entre la ingenua, desatada prosa, Y en el seco, nervioso y penetrante Estilo de Tucídides; posaba De la abeja del Ática en los labios La pura esencia de las jonias flores.
El suelo del Ática es un ejemplo de esto, y á su esterilidad atribuye Tucídides el que allí viniese á formarse tan glorioso y próspero Estado, porque, en los principios de la civilización griega, los hombres huyeron de los terrenos fértiles, invadidos é infestados continuamente de ladrones y piratas, y vinieron á refugiarse en Ática para estar al abrigo de las depredaciones y devastaciones.
Su hija. Elena poseía a la vez la belleza académica del Ática y la gracia irresistible de la Francia. Silenciosa y recostada en los cojines de su diván, semejaba a la Venus de Praxiteles.
¡Adiós, amigo! Tú, que de los labios destilabas la miel ática de los chistes, probaste ya el acibarado veneno de la agonía. Tú atravesaste ya por el tenebroso puente que nos lleva d'este mundo al país de que ningún viajero regresó jamás.
Porque todo hombre, que se reconoce con talento para hacer tragedias, no corre el Ática y va de ciudad en ciudad a representar sus piezas, sino que se viene derecho aquí, para que aquí se representen, y tiene razón: en vez de lo que veo a estos valientes campeones, que enseñan la esgrima, mirar a Lacedemonia como un templo inaccesible, donde no se atreven a poner ni un pié, y rodar por todas partes, enseñando su arte a otros, y particularmente a pueblos que se reconocen ellos mismos inferiores a sus vecinos en todo lo relativo a la guerra.
Sabiendo todas estas cosas, no se ignora que el gusto en teatros es variable; que en tanto hay efectos teatrales, en cuanto se establece entre el autor y el espectador una comunidad de afectos y de sensaciones; que de diversidad de costumbres nace la diferente expresión de las ideas; que lo que en un país y en una lengua es una chanza llena de sal ática puede llegar a ser en otros una necedad vacía de sentido; que un carácter nuevo en Francia puede ser viejo en España; no se ignora en fin que el traducir en materias de teatro casi nunca es interpretar: es buscar el equivalente, no de las palabras, sino de las situaciones.